Preparar una parrillada como un profesional tiene sus trucos. Evitar errores extendidos como poner la carne en el fuego cuando éste aún está demasiado violento solo conducirán al fracaso, pero están mas extendidas de lo que pensamos. La recomendación de los expertos colocarla sobre calor no demasiado alto para que vaya tomando la temperatura de forma gradual. Pero ese es otro de los puntos clave: el fuego. No es una cuestión banal ya que sobre él va a descansar nuestro éxito. Los muy parrilleros se hacen junto a la parrilla con un cajón de madera  que rellenan de papeles y sobre éstos colocan el carbón vegetal. Preferiblemente debe encenderse de manera natural, sin combustible, ya que cualquier precaución es poca para que nuestra carne no absorba ningún aroma extraño.

El toque del carbón

El carbón añade un toque también especial, por eso apuntan los que saben de esto que cuanta mayor sea su calidad mejor será el resultado. Recuerda que cuantas menos chispas produzca nuestro carbón, mejor calidad encierra en su interior. Una vez prendido, ve añadiendo ramas secas hasta que las brasas muestren un color blanquecino. Distribúyelas con mimo y ponte manos a la obra con la carne. Si añades ramas de árboles o arbustos florales obtendrás tonalidades que influirán en el sabor de la carne, lo dejamos a tu gusto.  No te preocupes por el humo que genere la grasa que se desprende de la carne puesto que servirá para ahumarla y de nuevo le proporcionará nuevos matices a tu parrillada.

La mejor carne

Ni que decir tiene que para hacer la mejor parrillada argentina hay que escoger carne de esa procedencia, que es criada  de manera extensiva, con past0 y a campo abierto. Hay quien prefiere el novillo a la ternera pero aquí ya entra el paladar de cada uno ya que el novillo posee grasa intramuscular, que hace mas sabrosa a la carne. Mientras se hace la principal podemos ir acercando salchichas, chorizos, morcillas y otras piezas rápidas con las que ir degustando un buen vino.